La presidenta de la Corte Española de Arbitraje destaca el potencial de la digitalización y el 5G para el arbitraje

Elena Otero-Novas indicó en el Open de Arbitraje que la digitalización es uno de los principales retos del arbitraje para el futuro, así como una de sus mayores ventajas, por su flexibilidad y su cercanía a las necesidades de las empresas.
La presidenta también señaló que con el 5G se dará un salto exponencial en la digitalización del arbitraje, llegando incluso a hacer declaraciones por holograma.
En su intervención también quiso señalar el importante apoyo que ha supuesto la Sentencia de la Sala Primera del Tribunal Constitucional, de fecha 15 de junio de 2020, reforzando la autonomía privada en del arbitraje.
 

Elena Otero-Novas, presidenta de la Corte Española de Arbitraje, participó el pasado 8 de octubre en el Open de Arbitraje 2020, donde señaló el gran potencial que ofrece esta práctica gracias a la digitalización de los procesos y el futuro 5G, que ya se está implantando en España. “Uno de los retos más importantes del arbitraje en el futuro es la digitalización en la llevanza de los procedimientos, proceso que se ha acelerado exponencialmente con la pandemia que estamos viviendo”, indicó Otero-Novas.


Asimismo, la presidenta de la Corte Española de Arbitraje también quiso destacar las infraestructuras de España, que han permitido y permitirán explotar al máximo las posibilidades del arbitraje, señalando específicamente al 5G como una gran oportunidad de crecimiento: “En España existen medios tecnológicos muy punteros y una conectividad muy buena que ha hecho posible adaptarse y descubrir nuevas posibilidades para trabajar. El 5G, que está a la vuelta de la esquina, va a permitir dar un salto exponencial en la digitalización del arbitraje y se podrá, por ejemplo, hacer una declaración testifical por holograma”.


En esta misma dirección, Elena Otero-Novas también quiso destacar las ventajas que ofrece el arbitraje, en este proceso de digitalización, frente a los procesos judiciales: “El arbitraje tiene una ventaja competitiva en el proceso de digitalización respecto a la Administración de justicia por su flexibilidad y por estar más próximo a las necesidades reales de las empresas”.


Ante este contexto, la presidenta también señaló el impulso particular de la Corte Española de Arbitraje en este proceso de transformación tecnológica. “La Corte Española de Arbitraje ha puesto en marcha una plataforma tecnológica para administrar todos los procedimientos arbitrales de manera virtual y con las máximas garantía de seguridad para las partes y para los árbitros”, indicó. Con esta nueva plataforma, la Corte Española del Arbitraje quiere mantener su objetivo de siempre, pero de una forma más ágil y eficaz, “nuestra misión es acercar el arbitraje al día a día de las pequeñas y medianas empresas”, recordaba la presidenta en su intervención.


De la misma forma, la presidenta también recordó el buen momento que atraviesa el arbitraje en España, en plena expansión tras las últimas decisiones judiciales, “la Sentencia de la Sala Primera del Tribunal Constitucional de fecha 15 de junio de 2020 ha dado un espaldarazo al arbitraje en España, reforzando la autonomía privada”, concretó. Con esta decisión, Elena Otero-Novas también quiso poner en relieve la calidad de la legislación española en este ámbito, ya que “está adaptada a las mejores y más avanzada prácticas y protocolos”.